Siente un gran vacío en su interior
...mentiras y traición...
dolores provocados, solo con lo hablado,
harto de blasfemias que me he encontrado,
de hipocresías, de cinismos que he aguantado.

Y aun hay quien cree que el perdón
se puede dar sin reflexión,
pero siempre se debe tener en cuenta el daño inflingido,
no obviarlo, ni olvidarlo, para ser redimido.

Olvidar es muy fácil, niña, y eso todos lo sabemos,
vosotros bebeis y os olvidais de los que os queremos,
te convertiste en algo que nadie quería
y te comportaste como la gente que odiaría.

Encima tras causar dolor y sufrimiento
intentas quedar como la buena de este cuento.
Como siempre -y como otros- haces lo que te venga en gana,
pretendiendo que al final eso no cuente, que se olvidara.
Así se malcría a la gente, la culpa es de los padres,
que permiten que todo pase sin evitar desmadres.

Así cansado estoy yo
de un tema ya cerrado
que te vayas a la mierda
yo ya he acabado.

blablabla
ese era el vacio que sentia en su interior
zrv

José “ZERAV” Malvárez Carleos a 12 de Julio de 2005